MICROTEATRO

MICROTEATRO

¿QUE ES MICROTEATRO?

El microteatro es un formato de obras teatrales cada vez más conocido. Se trata de una vertiente del teatro que consiste en la representación de una pieza en un tiempo no superior a 20 minutos, con dos o tres actores en escena. Cuenta con las mismas características que una obra teatral de larga duración (guión, vestuario, caracterización…) solo que un tiempo más limitado. Se lleva a cabo en salas pequeñas donde el público tiene la oportunidad de estar a poca distancia de los actores, dándole así la sensación de estar integrado en la obra.

¿POR QUE RESULTA INTERESANTE?

  1. Conexión con el público
    Lo que hace que el microteatro sea tan original y diferente es la cercanía que se crea entre actores y público. Los actores incluso interactúan con los espectadores, y así el público se siente parte de la obra y no un simple observador. “El espectador no va a ver una obra sino a vivirla.”

Durante la pieza de microteatro, se genera una conexión real con el espectador, pues este tiene tan cerca a los actores que incluso puede escuchar su respiración o verles parpadear. Esta sensación de intimidad resulta muy atractiva y tiene como resultado la interacción y conexión
emocional entre los espectadores y los actores.

“El microteatro se basa en la emoción.”

  1. Juego e improvisación:
    Las obras de microteatro están vivas y llenas de juego. El público siempre es diferente y está muy presente. Por eso, los actores deben escuchar la energía de los espectadores y adaptarse
    a ella. Siempre están abiertos a lo imprevisto. Lo normal es seguir el guión, pero también hay campo libre para la improvisación, sobre todo cuando se interactúa con el público.
    A veces, los espectadores incluso forman parte del decorado, y los actores pueden moverse alrededor, ofreciendo diferentes planos o puntos de vista.
  2. Adaptado a nuestro tiempo:
    El teatro ha tenido multitud de formatos a lo largo de su historia y su fuerza reside en la capacidad de adaptación a los nuevos tiempos.

Las obras de microteatro conectan con nuestros tiempos. Debido a lo cerca que se encuentra el público de los actores, el microteatro está repleto de primeros planos, lo que atrae a un público acostumbrado e interesado en lo audiovisual.

VENTAJES:

  1. Solo son 20 minutos
    Normalmente, se realizan varias sesiones al día. Esto es una ventaja para el público ya que les permite elegir el momento que les venga mejor. También es un punto a favor para los organizadores porque así el número de espectadores se multiplica. Las sesiones pueden ser repeticiones de la misma pieza u obras diferentes. En el segundo caso,
    el espectador incluso puede elegir tanto el tiempo que quiere pasar en el teatro como el precio que quiere pagar (según el número de obras que quiera ver).
  2. Lugar
    Dada su característica de pequeño formato, una obra de microteatro puede adaptarse a cualquier espacio (salas de teatro, café-teatro, bares…) Esta última opción se está poniendo muy de moda últimamente. Existen muchos bares habilitados con un espacio habilitado para espectáculos. Entras a tomar algo y bajas a ver teatro. A veces, con la entrada va incluida una consumición.
  3. Escenografía y vestuario La escenografía y el vestuario suelen tener un toque minimalista. Esto hace que el gasto en producción sea muy bajo.
  4. Hay cientos de salas en constante búsqueda de proyectos

Retos

  1. Es necesario captar la atención desde el segundo uno. No hay tiempo para hacer que el espectador vaya entrando poco a poco en la historia. La energía del actor tiene que estar al 100% y este ha de ser capaz de transmitir esa energía al público en solo 15 minutos. No hay casi
    pausas entre una función y la otra, cada público es diferente y se crea una atmósfera distinta. Por eso, el actor tiene que estar activo y ha de haber mucha escucha.
  2. Hay que ser selectivos y encontrar historias que realmente capten la atención del espectador y lo involucren en ellas. Continua búsqueda e innovación.